18/11/04

tres cosicas del día

He de reconocer que pocas veces me habían dado así las "gracias por ser una amiga". (tú sabes que me refiero a ti). Y he de reconocer también que me ha llegado.
A mi es difícil que se me oiga decir ese tipo de cosas, es una pena.
Después de todo lo cierto es que yo no me siento una amiga... vuelvo a lo de siempre para explicarme: no soy capaz de hacer nada, de decirte nada, de animarte, de darte un abrazo. Sólo sé escuchar, así que no dejes de contarme, hazlo mientras lo desees :*
Frente a cualquier problema de lo único que soy capaz es de sentirme impotente. (Sé que te sientes mal y yo no puedo cambiar nada). Así que lo único que puedo hacer, y no lo hago de otro modo porque no sé, es pedirte que me cuentes cuanto quieras, que me digas, me regañes o me ignores cuando te canses de mi (que todo llegará) y, como poco poco te escucho, vale? Porque he aprendido a apreciarte un poquito ;P Y en fin, ya sabes que no te voy a aconsejar nada, pero te sugiero que tengas paciencia, que no caigas en el pesimismo y seas todo lo fuerte que puedas (que seguro que es mucho). Ánimo.
Me da vergüenza enviarte esto en un e-mail... así que espero que lo leas.

Nunca entenderé porqué me cuesta tan poco escribir aquí.
****************************************

Esta noche he tenido una charla con mamá sobre sexo e infidelidades (ha aparecido una historia rara en la tercera edad familiar y mamá no sabe muy bien qué versión creer). Necesitaba contarme su secreto. He estado a punto de contarle mis experiencias, a modo de ejemplo aclaratorio sobre mi argumentación. Al final no lo he hecho (menos mal), y la conversación ha acabado desvariando, qué curioso. Curioso sí, cómo finalmente acabamos hablando siempre de Él, mi perfilador preferido, yo echándole flores y mi madre convenciéndose cada vez más de lo que le digo, de que realmente sabe lo que hace, es coherente y fiel a sus sueños, pero inteligente y responsable a pesar de las apariencias.
Todavía hay ocasiones en que hago con ella lo que quiero... supongo que es la ventaja de ser la pequeña: siempre fui la mimada, al menos eso dicen mis hermanos.
En fin, tengo frío en las piernas. Me acabo de poner mis calcetines violetas, o lilas, o morados (yo que sé, mañana me enteraré), pero sigo congelada. Me voy a la cama pues, a ver si mañana me levanto con fuerza y soy capaz de ir a la primera hora de clase.

Buenas noches amiguitos.

Ah! Albert, me ha gustado que te dejases conocer. Ya os he echado un vistazo a ti y tu amiga ;) Además, me gusta saber donde localizar a la gente que pasa por aquí :)
Me gusta saberos cerca.

No hay comentarios: