18/7/13

Damien Rice - Live at Best Kept Secret Festival

 
Nunca me cansaré: de verle y escucharle, de la guitarra y la voz, de su presencia invisible, de la fuerza, de recordar grandes momentos de subidas, necesarias caídas y promesas sin cumplir, de Roma, el vino y las risas, de su camisa, de lo minúscula que me siento y lo infinitamente reconfortante que acaba siendo por algún extraño motivo. Grande, para mí, y ojalá sólo existiera para mí y no tuviera que compartir conciertos con multitudes. La primera vez me acabó de conquistar a partir del minuto 27:35, después ya vino lo demás. Damien, gracias por tu entrega, y por proporcionarme estos sentimientos...... que no puedo ni expresar.

10/6/12

Sin voz, sin aliento

Suerte o desgracia,
llanto y  tristeza.

Sin voz, sin aliento.

Una clave y medio tono, un sentimiento agudo;
un dolor desafinado, una nota sin dueño.

Sin voz, sin aliento.

Una llamada sorda, un sonido imperfecto;
un sentimiento agudo (pérdida), una clave y medio tono (destrucción).

Sin voz, sin aliento.

Una cancion muda, un grito apagado;
una nota sin dueño (soledad), un dolor desafinado (muerte).

Sin voz, sin aliento.


Escuchando Matt Elliott

3/5/12

olas del mediterráneo

Es una pena no ser capaz de dejarse llevar.

Una pena no poder expresar con palabras ese sentimiento tan profundo que te hace llorar: una canción emotiva, una voz prodigiosa, un momento único que no volverá, tierno y extremadamente triste. Y no volver a ser uno mismo. Y la felicidad.

Es una pena que después de tanto tiempo de evolución no existan palabras ni gestos inequívocos para expresar las cosas más importantes de la vida.

(escuchando Damien Rice, volviendo de Barcelona)

24/3/11

encuentro alcoholizado

Ella le vio después de varios años. Pasó a su lado y apenas se miraron, porque era extraño, a destiempo, fuera de lugar, y no estaban solos.
Coincidieron en una fiesta, y bebieron, y entre el ruido y el alcohol hablaron sin parar, y rieron, y se pusieron al día, porque ya era el momento y el lugar, aunque seguía siendo extraño.

Luego él se marchó y Ella se quedó en aquella fiesta, rodeada de caras conocidas pero tan distantes... A pesar de todo continuó riendo y se dejó llevar por el baibén de su cerebro alcoholizado. En unas horas había rejuvenecido años y sentía que alguna herida se cerraba; todo seguía igual, excepto porque las historias no eran las mismas ni lo eran los protagonistas.

26/1/11

dormir dormir

Debo dormir, sí, debo dormir, porque mañana será un gran día: me agarrarán del brazo y me sacarán un poco de la poca energía que tengo. Y entonces me iré triste, saldré a la calle y no reconoceré nada; todo será como cuando ves una película por segunda vez, que te suena pero no sabes lo que es.

Debo dormir, porque mi consciencia cae y con ella caen las barreras, y sin barreras los humanos no sabemos ser humanos, sólo animales (aunque sólo animales que vivan en libertad, porque si fuéramos nuestros propios animales pobres de nosotros). Pero qué triste, ¡si en realidad lo somos!

Debo dormir, porque me esperan sueños caóticos y oscuros, cosas horribles, hilos enredados que aún tienen que desliarse, porque todo tiene precio y ser cabal también.

Debo dormir, porque sí, porque estoy cansada de unir letras para formar palabras absurdas que no valen nada.

24/1/11

Había una vez un pez que no podía volar.
Se desprendió de sus escamas y lo consiguió.

8/1/11

noche fría

dulce manto

tierno sueño

gran abrazo.

2/10/10

así soy yo

Bruxsa
Un vampiro femenino de Portugal. El Bruxsa es transformado en su forma vampírica por medio de la brujería. Ella sale de su hogar en la noche en forma de pájaro y su actividad más frecuente es atormentar viajeros perdidos y cansados. Dicen que generalmente aparece como una hermosa mujer y lleva una vida normal en el día, usando a los niños como su alimento predilecto.

Fuente: The Twilgth Saga el Blog

6/9/10

Rodrigo Mercado - Homenaje a Leño

24/8/10

Madrid

Madrid apesta: a coches, a residuos humanos, a tabaco y putrefacción. A estrés, falta de sueño y desilusión.

Pero qué bien huele cuando te observo dormir, con tus ojeras, tu agotamiento, tu sonrisa tímida.
Y viene el gesto tranquilo, la paz, el descanso... (escaso)

Madrid huele a libertad, a placeres y tranquilidad, a retos y sueños.

Huele a arte, música, intercambio, a secretos descubiertos, bolsillos vacíos y teatros llenos.

Y esta noche no es momento para estropear nada, porque nuestra vida nos gusta. Sí, quizás un poco monótona (o quizás un mucho), pero elegida y tejida según nuestras circunstancias y deseos con pasmosa facilidad.

Que así sea.